¿Cuándo nos garantizarán el derecho a no exponer a nuestros bebés al Covid ?

Por Camila Carrasco Hidalgo, Directora Medio Ambiente FLA, mamá de Facundo

Soy mamá hace dos meses. La verdad es que no ha sido fácil lidiar con el puerperio y el postnatal en el contexto pandémico. Las noticias, las redes sociales, los fake news, las erradas decisiones de las autoridades, la poca empatía y ver cómo día a día aumentan los casos de contagiada/os y muerta/os han incrementado la ansiedad, preocupación y el miedo a que mi hijo se contagie. Las autoridades nos dicen “quédense en casa” al mismo tiempo que intentan responsabilizar a la población de sus políticas públicas fracasadas. Pero ¿qué pasa cuando no tienes opción y debes ir a trabajar?, ¿qué sucede con las madres que están por terminar o finalizaron su período de postnatal? El volver a trabajar en este período hace mucho más angustiante el tener que dejar al bebé. Sin embargo, hace varias semanas se está debatiendo la necesidad de permitir un postnatal de emergencia, el cual consiste en modificar el código del trabajo para que se extienda la duración del permiso postnatal que esté por finalizar o finalice en una emergencia sanitaria como una pandemia y perdure dicha declaratoria.

El debate en el congreso se ha demorado más de lo que las madres necesitan. La discusión política ha sido más difícil de lo que el sentido común espera. El ejecutivo ha entrampado el debate. Legisladores de oposición también. No obstante, hay un grupo que sigue adelante. Quisiera reconocer a las y los congresistas que están apoyando esta iniciativa, ya que tampoco es justo generalizar en “la/os políticos” la responsabilidad de que aún este proyecto no sea una realidad. Es importante que las instituciones sean herramientas de transformación, sobre todo, cuando una gran parte de la población está sufriendo duras consecuencias por el covid-19, sea en términos laborales, sicológicos, vulneración de derechos y crisis social. El pasado 17 de junio, en el Senado con 22 votos a favor y 19 en contra se declaró inadmisible el proyecto de postnatal de emergencia. Cabe señalar, que no sólo fue el oficialismo quienes fueron parte del rechazo, sino que también senadores de “oposición” como Jorge Pizarro (DC), Carolina Goic (DC), Jaime Quintana (PPD) y Juan Pablo Letelier (PS) y, con este resultado, el proyecto pasa a comisión mixta y no queda más que esperar cuándo se constituye y qué sale de esto.

A lo anterior, se suma la negativa del gobierno a patrocinar esta iniciativa, aumentando el escenario de incertidumbre, estrés y angustia que sufren muchas familias, porque al no contar con este derecho, madres y padres sienten que arriesgan la vida de sus hija/os lactantes, como también, conflictos en sus trabajos, ya que, si no asisten, por proteger a sus bebés, pueden ser desvinculados. Esto se agrava más aún cuando las mujeres son el sustento de su hogar, están solas y pertenecen al sector más vulnerable del país (nuevamente las mujeres como uno de los grupos más afectados por la pandemia y de la sociedad).

Vivir el puerperio y la crianza de un bebé no es una cuestión fácil, todo se complejiza en un contexto como el que vivimos y lo digo con conocimiento de causa. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar?, ¿Cuándo las garantías de derechos van a primar en Chile de una vez por todas? La demora de este proyecto lo único que logra es que un grupo de riesgo como las y los bebés se expongan a un virus y a un sistema de salud colapsado que no puede asegurar mantenerles con vida si se contagian. Por ello, el llamado es a presionar a quienes tienen las herramientas para materializar un post natal de emergencia. Espero que no tengamos que lamentar la muerte de una guagua, una madre o un padre que no pudieron sobrevivir a este virus y que, peor aún, haya sido causado por exponerse en la calle para ir a trabajar. Sean más proactivos, pues están siendo cómplices y, no se pueden descartar, de posibles tragedias. Más allá de la urgencia de este tema, también es necesario iniciar un debate sobre el postnatal y todo lo que esto implica. Es una política que debe discutirse más allá de la crisis sanitaria. La discusión debe incluir terminar con la feminización de la crianza y avanzar hacia un postnatal paritario. Los cinco días de permiso para el padre son insuficientes y generar una discriminación ya que es la madre quien queda a cargo de la gran mayoría del trabajo. Para avanzar hacia la equidad de género y más justicia, se necesita terminar con la feminización de la crianza. Somos mujeres, no sólo madres.

Compartir

Administradora Pública de la Universidad de Santiago de Chile y ex vicepresidenta de Federación de Estudiantes de la misma institución. Diplomas en liderazgo transformacional para la Educación Superior Unesco-Universidad de Santiago de Chile y de Análisis Político de la Universidad de Chile. Máster (c) en investigación de Políticas Públicas y miembro del laboratorio de políticas públicas comparadas de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales Flacso sede Ecuador. Compiladora del libro: “Chile y el cambio climático: Pensar globalmente, actuar localmente”. Representante de Chile como “Young Global Changers, Global Solutions Initiative” del año 2019.

Agregar un comentario